La importancia de establecer las bases de emprender

20.png

Construir las bases para emprender es algo que ninguno debería pasar por alto, o es que acaso a un albañil se le ocurre echar pared si no existe una base para que la sostenga ¡no verdad!, pues lo mismo es con el emprendimiento. Necesitas una base que sostenga tu negocio en el tiempo, que a pesar de los cambios y los obstáculos se mantenga.

Una de las cosas que me dí cuenta al reinventarme es la gran cantidad de emprendimientos que están construidos sin base, incluso el mío anterior, muchas de mis chicas (lectoras, seguidoras, amigas, clientas...) y otros que a día de hoy se les ve tambalear.

Las probabilidades de abandono y de fracaso siguen siendo altas ¿cómo puede ser que con tanta información gratuita que existe hoy en día en Internet y con tantas facilidades a nuestro alcance esto ocurra?...yo tengo clara la respuesta, la principal es la mentalidad que nos limita a avanzar y no nos permite realmente crecer profesionalmente, llevando en muchos casos al estancamiento, al cansancio y posteriormente al abandono. Y por otro lado, una de las razones es que no se trabajan las bases del negocio, no hay seriedad, no hay mentalidad de emprendimiento y se pretende construir de la nada un negocio rentable, con ventas inmediatas, pero sin pies para sostener la cabeza ¡ya me entiendes!, lo que hace que terminen cayendo por su propio peso.

Por esto es tan importante empezar correctamente un emprendimiento, vamos cualquier cosa, con calma y estableciendo una base...antes incluso de empezar con la típica búsqueda de información en Internet sobre lo que hay o no hay que hacer para emprender, los pasos a seguir o cualquier otro tipo de contenido.

Y es que hacerlo sin saber antes qué buscar y por qué, te llevará a lo que todos conocemos como sobre infoxicación y en consecuencia a la parálisis por análisis.

Es curioso como mucha gente se queja de la cantidad de información que hay hoy en día en Internet, de que producimos mucho y en muchos formatos y eso les confunde...¡la cuestión es quejarse! por que si todo fuese de pago, también se quejarian. Yo desde aquí les digo: el problema no está en la información que hay en Internet, incluso del desorden en la que está, sino del patrón que usamos para adentrarnos en ella, sin orden ni sentido.

Pero eso ya es otra cosa. Vamos a lo que me ha traído aquí...a hablar de la importancia real de establecer unas bases a la hora de emprender.

 

¿Qué son realmente las bases de emprender?

 

Las bases o cimientos hacen referencia a lo básico (valga la redundancia) que debes tener claro a la hora de lanzarte a emprender...antes de empezar a pensar en visibilidad, en crear blogs, webs, branding, comunidades e incluso perfiles profesionales en redes sociales.

Si tu intención es crear un proyecto de NEGOCIO y no un hobbie o un experimento, en el que no te importan mucho si funciona o no, sino que buscas resultados con el menos gasto posible tanto de dinero como en tiempo...y digo gastos, porque es lo primero que hacemos erróneamente, gastar y no invertir, esto se debe a que se consume, sin replantearse previamente lo que realmente se necesita para la fase, etapa o punto en que se está, lo que se quiere conseguir, hacer...vamos que no se han trabajado previamente las bases.

Antes de llevar una idea a cabo, de querer pasar al momento de darle forma...hay que establecer claramente estos cimientos.

 

¿Por qué es tan importante trabajar en ellas para avanzar?

 

Es importante, porque trabajando estas bases previamente puedes  enfocar tus recursos y esfuerzos en actividades e inversiones que realmente te aporten a la construcción de un proyecto estable en el tiempo...construirás en firme y hacia arriba.

De lo contrario, sin base, sin saber bien si la idea es o no buena, interesante o viable, sin saber a quién te diriges y con qué fin, si no sabes qué ofrecer, en qué ayudar y cómo hacerlo, si no tienes idea de qué precisas y en función de ello, qué tienes y qué debes adquirir, aprender o buscar...las inversiones se convertirán en gastos, tu construcción (lo que vayas haciendo: blog, perfiles sociales, comunidades) no será hacia arriba, al menos no de forma vertical, sino más bien será dando saltos, de lado a lado, probando si esto o aquello funciona o no. No sabrás en ningún momento si lo que haces es apto para ti, si es bueno para tu público, porque simplemente no sabrás ni que tipo de público deberías tener para hacer crecer tu proyecto y convertirlo en rentable.

Estarás "invirtiendo" (mejor dicho gastando) un montón de tiempo y dinero, sin ton ni son, sin sentido y ahí es cuando llega el cansancio, los bloqueos uno detrás de otro de forma interminable, las frustraciones, el sentimiento de estar haciendo mucho, pero sin avanzar nada de nada, sin ver resultados a pesar de todo y con un alto nivel de probabilidad, terminarás desistiendo, abandonando o en el mejor de los casos, reculando para empezar de nuevo y esta vez sí, reinventándote con un proceso más correcto, paso a paso, desde la base.

¿Te imaginas evitarte todo eso y que desde el primer momento hagas las cosas bien?¿sabes cuánto dinero y tiempo te ahorrarias? y no solo eso, sino la energía.

De seguro, has estado en un punto de comprar y comprar cursos, libros, talleres...que sí, de seguro para el emprendimiento son geniales y necesarios, pero ¿realmente los consumes en el orden correcto, en el momento correcto y los pones en práctica? seguramente no y no por falta de tiempo, sino por falta de enfoque y ese enfoque se consigue primeramente con una base (el punto de partida).

 

¿Qué preguntas necesitas responderte para establecer tus bases?

 

Hay una serie de pregunta que sinceramente todos deberían hacerse antes de dar el paso a dedicarse a hacer algo...siento que es fundamental conectar contigo, con tu "yo" real para construir un proyecto que te permita vivir en autenticidad contigo y los demás.

Algunas de estas son: ¿Quien soy y que quiero?¿esto que voy a hacer realmente está en sintonía con el estilo de vida que quiero llevar, con mis valores y mis deseos?¿me permiten crecer y sacar el potencial que hay en mi?¿lo voy a disfrutar?, son preguntas primarias que están relacionadas con nuestro yo más profundo, con el "ser", con la autenticidad de cada uno. Hacer algo que va encontra de ti, no tiene ningún sentido, por mucho que sea algo que "funciona".

Pero más allá de estas preguntas profundas (para mi forma de ver todo debe estar alineado, personal y profesional, por ello las veo fundamentales), hay que hacerse otras relacionadas con la idea del proyecto de negocio en sí:

  • ¿Qué? ¿Qué quieres hacer?¿qué idea tienes en la cabeza?¿de qué se trata exactamente?¿qué sentido tiene para tí?¿qué sentido tiene para los demás: es viable, atrae a un cierto público?¿qué crees que puedes hacer para llevarla a cabo?¿qué esperas de esa idea?...en muchas ocasiones llegan a mí mujeres (ya que ese es mi público objetivo) con ideas impuestas, es decir, ideas que surgen de las modas, de lo que se lleva, de las tendencias o de lo que supuestamente le está funcionando a los demás. Son ideas sin vida, sin fundamento, sin pasión y con un solo objetivo: vender y vivir como el referente de turno "cero sustancia" y urgando se dan cuenta de ello, se dan cuenta de que primero no están fácil y segundo, si nada tiene que ver con ellas, nada pueden hacer para destacar, se les complica más, se atascan, se queman porque no es una idea propia. Sin embargo, a medida que se trabaja sobre ello, surgen esas ideas que vienen de dentro, de cada uno. Por ello, no hay que quedarse con la primera idea que llega a tu cabeza, hay que darle un par de vueltas, desarrollarla y validarla, antes de emprender nada.

 

  • ¿Para qué? ¿Para qué emprender?¿qué quieres conseguir?¿cuál es el fin último de todo lo que quieres hacer?¿Qué quieres cumplir con este proyecto y qué estás dispuesta hacer para conseguirlo?..son los propósitos que te mantienen en el camino y te ayudarán a salvar los obstáculos que se te presenten. La gran mayoría ve los obstáculos como trabas, de forma negativa y muchos no saben cómo abordarlos...estos van a presentarse en este camino de emprender ¡no te salvas! y si en ese momento, haces memoria y conectas con tu propósito, con el "para qué" de tu decisión de emprender, entonces podrás verlos en perspectiva y tomar estos obstáculos solo como aprendizajes para continuar con lo que te propones.

 

  • ¿Por qué? ¿por qué quieres conseguir eso?¿cuál es la razón para que tu hayas elegido esa idea y te hayas propuesto esos propósitos?¿qué sentido tiene para ti todo esto?...esta es tu misión, esa que te mantiene ilusionada y firme en el cumplimiento de tus propósitos y junto a ellos, te ayudan a mantener el foco, centrada, fuerte, activa, proactiva, perseverante, paciente, curiosa. Y es que le estás dando un sentido a lo que haces relacionado directamente con quien eres.

 

Te pondré un ejemplo de estás dos anteriores para que no haya confusión que suele haberla y a veces hasta yo me vuelvo un ocho al explicarlo. En mi caso "mi propósito es ayudar a mujeres a ganar en seguridad, confianza para construir un proyecto de negocio alineado con ellas, a través de la marca personal; con la misión de empoderar a miles mujeres, tanto en lo personal como lo profesional, para que emprendan con seguridad y equilibrio viviendo la vida que desean y no la que les han querido imponer".

 

  • ¿Cómo? ¿cómo vas a conseguirlo?¿qué pretendes hacer para cumplir con lo anterior (propósito, misión) dentro de lo que es la idea de negocio?¿qué vas a ofrecer?¿en qué quieres diferenciarte?¿cómo lo vas a hacer?...puede que al principio no sepas muy bien, ni de forma exacta como lo harás, pero has de tener una idea, varias opciones y planes (A,B e incluso C). Debes ser consciente de lo que tu puedes dar de ti, para ayudar en el sentido que deseas, teniendo en cuenta todo lo que esta a tu alcance.

 

  • ¿A quién?¿qué tipo de personas sufre del problema que tu solucionas o tiene la necesidad que tu quieres cubrir?¿de entre ese grupo de personas a cuales te gustaría ayudar (segmenta)?¿Qué tienen que tener esas personas?¿más o menos como son?¿porque querrían trabajar contigo y elegirte frente a otros?¿qué les vas a ofrecer diferente al resto?...has de saber a quienes te diriges, si disparas ha todos lados, probablemente no llegues a nadie y lo que has disparado se disperse. Hay que apuntar, para llegar y conectar con las personas correctas que realmente te necesitan. Si sales ahí fuera, sin saber a quién hablas, a quién ayudas, tardará poco en que empieces a sentirte frustrada con la sensación de que nadie te escucha, nadie te lee, no te contestan y es que no estás conectando.

 

Estas son las preguntas que mínimamente debes tener más o menos en claro. Esto no quiere decir que no cambien y evolucionen a medida que avances en el camino. Es como cuando sales de vacaciones sabiendo la ruta a seguir, pero luego en el trayecto surgen cosas que te cambian esa ruta y no pasa nada, llegas igual, pero al menos desde el principio sabías hacia dónde ibas y cómo, lo que permite que esos imprevistos se controlen sin excesivo estrés.¿Te imaginas empezar el viaje sin ruta, perdida desde el momento uno, sabiendo dónde te gustaría llegar pero no cómo se va hasta allí? ¡es frustrante de solo pensarlo ¿no?! al menos, que dispongas de todo el tiempo del mundo y quieras vivir una aventura por el camino.

Como siempre digo ¡Tú decides!.

 

¿Qué beneficios se obtienen cuando se construye sobre unas bases?.

  • Claridad... vas a saber en cada momento sobre qué trabajas, qué quieres, a quién quieres ayudar, cómo. Saber todo eso te abre el panorama, vas dando pasos de forma tranquila sin el agobio de no saber que tienes que hacer o por qué hacerlo, con la frustración que produce el no tener las ideas claras, no saber siquiera sobre tus propias elecciones. Esto ya es una ganancia por si sola.

 

  • Foco...una consecuencia directa de lo anterior. Ser consciente de lo que quieres hacer y conseguir, además del como, te ayudará a dibujar la estructura de tu construcción y sabrás por dónde empezar, qué orden seguir, quizás que pasos dar primero y qué otros después. Podrás establecer metas y objetivos coherentes, según la etapa en la que te vayas encontrando.

 

  • Ser resolutivo...cuando se te presente el momento de solucionar, será más fácil para ti tomar decisiones, actuar, y elegir, e vez de paralizarse. ¡Ojo! que no quiere decir que no pase, pero la parálisis te durará poco, por que sabiendo todo lo anterior, las respuestas surgen más rápido y te vuelves más resolutivo.

 

  • Ganar en tiempo y dinero...sí, no te imaginas la cantidad de ambos que puedes ganar, ahorrar o como lo quieras llamar. Sabrás lo que necesitas en cada momento e invertirás acorde a ello, evitando derrochar mucho dinero y tiempo.

 

construir las bases para emprender

 

Conclusión: Como ves, realmente dar este paso antes de nada, antes de quemarte a trabajar, antes de tanto esfuerzo que conlleva el emprender es fundamental y verás como ahora sí, comenzarás a disfrutar del camino.

 

roinmar duran coah mentora consultora de marketing

Roinmar duran