¿Qué tener en cuenta al aceptar o no una colaboración?

networking, claves para la colaboración

La colaboración como estratégia de crecimiento…

Ya no existe la competencia como se conocía antes, ahora lo que cuenta es colaborar, crear alianzas, crecer juntos… así es como yo veo a día de hoy las relaciones entre compañeros.

De hecho una de las estrategias de visibilidad más potente es colaborar con otros profesionales que puedan darte ese empujoncito que necesitas.

Lo que es muy importante es que en dicha colaboración siempre exista un win to win, en la que ambas partes ganen y salgan favorecidas..

Pueden ser colaboraciones en las que no exista transacciones monetarias, esas son las más recurrentes, sobre todo en los inicios y son muy efectivas, pero como digo han de sumar y ayudarte a avanzar hacia tu objetivo.

Muchas veces te encontrarás con propuestas de colaboraciones dudosas, en las que no sabes bien lo que ganas e incluso que parece que ganas demasiando en contraposición a lo que gana la otra parte y entra la duda…

¿Cómo saber si se debe aceptar o no una colaboración?¿qué cosas se han de tener en cuenta?

Eso es lo que te propongo aprender hoy, ¡sigue leyendo y hazlo hasta el final!.

¿POR QUÉ RESULTA TAN IMPORTANTE LAS COLABORACIONES?

Las colaboraciones son parte del networking, de crear red de contactos, de una estrategia que te ayudará a hacerte más visible, confiable y a posicionarte en el mercado.

Es una vía “rápida” y “fácil” (relativamente) de llegar a tu público objetivo de forma orgánica (sin invertir en publicidad).

Además, si lo haces bien, no solo te aseguras de llegar a ese público al que quieres llegar… sino que además puedes crear alianzas y añadir a tu red de contactos a personas profesionales que pueden ser de gran valía:

  • Para hacer iniciativas juntas de forma recurrente,

  • Crear alianzas para alguna actividad remunerable.

  • Qué te presente con otros profesionales del sector que te ayuden en tu crecimiento profesional.

  • Como una buena compañía en el camino de emprender.

Ten claro que tarde o temprano vas a recibir propuestas para hacer colaboraciones, si es que no inicias tu antes la búsqueda para enviar propuesta para colaborar.

Pero centrándonos en las colaboraciones que te puedan llegar, tipo:

  • Escribir un post para otro blog.

  • Hacer alguna reseña de una herramienta, curso, libro…

  • Participar en una entrevista, evento o iniciativa.

  • Round UP o post grupal sobre un tema concreto dónde presentas tu punto de vista.

  • Ser parte de los “bonus” e un curso con una masterclass o recurso a aportar.

  • Promocionar con tu gente algún info-producto, programa o curso.

  • Etc.

Estas son las más frecuentes cuando se trata de venta de servicios, también podrías encontrarte con intercambio de productos por algo de tu parte como una mención en redes, en el blog, en tu canal, etc.

Ahora viene la pregunta.


¿QUÉ TENER EN CUENTA A LA HORA DE ACEPTAR O NO UNA COLABORACIÓN?


  • Infórmate bien de que trata la colaboración ¿qué ganas y qué pierdes?.

Tomar decisiones precipitadas nunca es bueno,

Si lo haces, te verás en una colaboración en la que realmente no quieres estar, que no te da resultados positivos para ti e incluso podrías rechazar una buena oportunidad.

Por ello, te recomiendo que al recibir una propuesta de colaboración tu respuesta sea “gracias por pensar en mi para la colaboración, antes de tomar una decisión definitiva me gustaría pensarlo, pronto recibirás mis respuestas” por ejemplo. Con esto no solo eres educada y das a conocer que te llegó la propuesta, sino que además ganas tiempo para tomar una decisión más acertada.

Toca evaluar de qué trata exactamente la propuesta.

No te cortes en preguntar si te surgen dudas:

  • 🤔 ¿Qué debes hacer exactamente?.

  • ⏳ Piensa en ¿cuánto tiempo te va a llevar?.

  • Cuál es el coste de oportunidad, es decir ¿qué va a suponer para ti aceptar dicha colaboración?¿a qué vas a tener que renunciar para hacerlo a tiempo y bien?.

  • 💕 ¿Va alineada con tus valores y lo que deseas transmitir a tu cliente?.

  • ✔¿Es de utilidad para tu cliente ideal?¿te va a ayudar a llegar a un público en el que se encuentra tu cliente potencial?.

  • ❓ ¿Qué ganarás exactamente con esta colaboración? haz tu lista: quizás: visibilidad, notoriedad, autoridad, posicionamiento, reputación, dinero…

  • 😒¿Qué gana la otra parte con tu colaboración?¿es equitativo?.


Teniendo ésto, haz una balanza⚖. Coloca lo bueno frente a lo malo y evalúa que es lo mejor, si te compensa o no.

¿Que no estas segura todavía? ¡sigue con el siguiente punto?


  • Piensa en tus objetivos.

Otra manera de tomar una decisión acertada es pensar en los objetivos y metas que te has propuesto en el año, trimestre o mes (dependiendo de cuando sea la colaboración).

Ya que a simple vista y tras analizar con el paso 1, tiene buena pinta. Pero ¿qué pasa si te aleja de tus objetivos actuales?.

¿Estas dispuesta a renunciar a esos objetivos por la colaboración?.

Son preguntas que debes hacerte.

Una propuesta de colaboración puede ser muy suculenta y tener sus pros muy marcados, pero quizás no llega en el momento adecuado.

Lo ideal es trabajar con un camino marcado, siguiendo una ruta enfocada en tu destino. Vamos, planificar tus acciones con un foco y objetivos claros.

Pero pueden aparecer durante el año proyectos y colaboraciones con las que no cuentas, lo ideal es que hayas sido previsora y tu planificación sea flexible ante estos imprevistos. Son cosas que pasan y si pasan es realmente bueno, así que hay que estar preparadas.

Aunque a veces no lo es tanto, esas veces son cuando el proyecto o colaboración que surgen se alejan bastante del foco del año y no te acercan a los objetivos.

En ese caso, debes decidir que es para ti más importante o qué te hace más feliz, seguir tu ruta marcada o salir de ella para después retomar.



  • Evalúa el objetivo de la colaboración, con quien o quienes vas a colaborar y el tipo de público al que llegan.

De nada vale aceptar una colaboración con unos profesionales de la osti… si se dirigen a un público que nada tiene que ver con el público dónde se encuentra tu cliente potencial; estarás gastando energía en crear una visibilidad que no te lleva a tu clientela.

Debes ver que alcance real tienen aquellos con los que colaboras y conocer bien el público al que llegan.

Claro que todo depende de tu objetivo al hacer colaboraciones:

  • Ganar visibilidad: necesitas que tenga un buen alcance y que su público sea el que quieres atraer. Además del nivel de exposición que la colaboración supone.

  • Ganar posicionamiento y autoridad: sería bueno que tuviese un buen alcance, aunque no sea tu público objetivo puede que dentro del mismo haya quien si lo sea o estos te recomienden a otros que sí te necesiten. Lo importante es que la persona con la que colabores en este caso tenga por si misma un buen posicionamiento y autoridad, lo cual te ayudará a adquirir la tuya.

  • Captación de leads: si estas en campaña de captación de suscriptores, recuerda que más vale 100 suscriptores de calidad que 1000 que no están interesados. Así que aquí es muy importante que el público que hay detrás, al que vas a poder llegar, realmente esté interesado en lo que vas a ofrecer y no solo eso, sino que tenga el perfil adecuado del cliente ideal, ese que pagaría después por tus servicios o info-productos.

  • Monetizar

    • Colaboración pagada: si es una colaboración paga, ahí ya debes de evaluar si lo que te remuneran es acorde con lo que te piden hacer. Piensa en lo que haz de renunciar si aceptas, en cuanto cobras tu hora de trabajo y el tiempo que te va a llevar y en si te compensa el dinero con lo que vas a perder por el camino, tiempo para atender otras cosas.

    • Colaboración para atraer posibles clientes a la venta de uno de tus servicios o info-productos: para empezar si estas haciendo una colaboración en la que pretendes aumentar las ventas de un determinado servicio o info-producto, en vez de ir con la venta directa, deberías ir a captar leads y así calentar a esa cantidad de personas que se interesen, para después una vez dentro de la lista, puedas venderles. Como digo arriba, en este caso el público debe ser tú publico objetivo.

    • Colaboraciones de afiliación: aquí es cuando debes promocionar el servicio, producto o info-producto del otro. en éste caso haz de asegurarte de que eso que vas a promocionar en tus espacios, realmente sea de interés y ayude a tu público. Nunca aceptes una colaboración de éste estilo si no conoces bien lo que vas a recomendar, si da resultados o realmente es tan bueno. Deberían permitirte probarlo antes o informarte muy bien de lo que van a encontrar. O lo pruebas o que venga de alguien de extremada confianza, ya que si no gusta o no es tan bueno, la que quedará más serás tu.



  • PIENSA ¿CUÁNTO ESTARÍAS DISPUESTA A PAGAR POR ESA COLABORACIÓN EN CASO DE QUE TE TOCARA?

Ahora sí, esta es la pregunta que has de hacerte para tomar la decisión definitiva.

A veces y sobre todo si te cuesta tomar decisiones, tanto análisis y pregunta tiende a generar más indecisión “parálisis por análisis” y para ello te traigo una pregunta que me descubrió mi compañera de Mastermind Daniela Ramirez¿Pagarías por hacer esta colaboración?¿Cuánto dinero estarías dispuesta a pagar?”.

Cuando lo medimos en términos monetarios es más fácil decidirnos.

Por ejemplo:

Imagina que eres diseñadora y te proponen participar en un evento presencial al que has ido más de una vez como público. ¡Qué bien! piensas. Sin embargo, las condiciones te hacen dudar, no solo no te pagan por hacer tu ponencia (la cual debes preparar de forma exclusiva) sino que además te piden que les diseñes la landing page de venta de entradas del evento.

En éste caso, debes hacer un parón y pensar.

Por un lado, el ser ponente en un evento de tu sector te abre muchas puertas, te da posicionamiento y autoridad. Si el público que suele acudir es similar a tu cliente potencial, buenísimo, podrías ganar clientes o suscriptores. Fíjate también en el resto de ponentes, sus formas de hacer y de ser, su estilo, cómo están posicionados ¿quieres ser relacionados con ellos?¿te beneficia? si es así, un punto más a favor. Además la landing va a llegar a mucha gente y pondrá tu firma como diseñadora, puede ser parte de tu portafolio y que te dé más autoridad todavía… en este caso podrías ver loa gastos en esta colaboración (tiempo, landing, traslado…) como una inversión.

Por otro lado, puede pasar que el evento sea chiquito, que el resto de ponentes no sean muy conocidos, que el público al que atrae dicho evento son profesionales como tú, más diseñadores y por tanto, no son tu público objetivo. No te pagan y aun encima se ahorran el pagar la landing, que tu la cobras a precio premium y te lleva su tiempo… en este caso claramente no te sale rentable

Sin embargo se pueden dar situaciones intermedias…piensa ¿cuánto vale tu hora de trabajo?¿cuánto cobras por una landing como la que te piden?¿cuánto te va a costar el desplazamiento y alojamiento?, suma todo y pregúntate ¿pagarías eso por ser ponente en ese evento?¿y por ir?¿podrás amortizarlo si lo haces?.

Al medirlo en términos monetarios es más fácil tomar la decisión.

Si no estás dispuesta a pagar esa cantidad que pierdes por esa colaboración es que no es tan atractiva para ti, ni te va a suponer un antes y un después.

Sin embargo, si es algo super, que te supondrá un avance bestial, estarás encantada de pagar lo que sea.



Recuerda que las colaboraciones son una herramienta más de marketing para hacer crecer tu negocio, tu visibilidad, posicionamiento… y por ende, debes hacer colaboraciones de forma estratégica y no sin más, han de sumar para aceptarlas.

Por ello, para tomar una decisión acertada haz de hacer un parón.

  • Analiza primero todos los pros y contras.

  • Observa bien los objetivos y si la colaboración es un puente para conseguirlos más rápido o más bien un obstáculo para alcanzarlos.

  • Haz todas las preguntas que precises, no te quedes con dudas.

  • Fíjate si la otra parte tiene un buen alcance, buen posicionamiento o autoridad (o va hacia ese camino) y si su publico objetivo concuerda con el tuyo.

  • Pregúntate, en el caso de que tocase pagar por hacer colaboraciones ¿cuánto estarías dispuesta a pagar por esa colaboración?.

Esto te va a ayudar a saber si es preciso aceptar o no una colaboración.

Cuéntame ¿haces colaboraciones?¿qué tipo de colaboraciones aceptas y rechazas?¿qué tienes en cuenta para hacerlo? quizás también podrías contar alguna anécdota que hayas vivido.

Te espero en comentarios y si te ha gustado el post, me haría muy feliz si lo compartes, a colaborar.

¡EL MOMENTO ES AHORA!