¿Cómo empezar el nuevo año con foco?

PIN Balance y reflexiones.png

Llegó el momento de planificar el año nuevo…

¿POR DÓNDE EMPIEZO?🤔

¿Cuál es el momento perfecto?

¿Cómo lo debo hacer para que sea una planificación que pueda cumplir?

¿Cómo marco el foco anual, sin agobiarme desde el minuto uno?

Aún no me he planificado ¿ya es tarde?

Estas son preguntas que surgen en estas fechas, preguntas recurrentes que nos pueden llevar al bloqueo, a la procrastinación de tareas y a la frustración.

Te diré porqué: por que quieres seguir fórmulas rígidas y esas son las que no te van a funcionar.

Estas preguntas quedarán respondidas en este post con el fin de que evites esos bloqueos y te planifiques con gusto, con estrategia, pero también con mucho sentido.

De esa forma podrás iniciar el año con FOCO y con una planificación que puedas cumplir.

Estas preguntas salen cuando llega ese momento en el que tenemos que cerrar un ciclo y abrir otro nuevo (me refiero a la planificación, aunque también ocurre con otros ciclos 😜).

Quieres hacerlo bien y no solo eso, sino que a la larga esa planificación te permita mantener el foco y te lleve a alcanzar lo que deseas.

¡Parece fácil!, pero no lo es tanto ¿verdad?.

Lo que sí es cierto es que es indispensable la planificación para trabajar con sentido. Sino te verías trabajando y haciendo cosas, sin saber por qué y peor aún, sin saber si te llevan a tu objetivo.

Necesitas planificarte para mantener el foco durante el año.

¿Hay un momento perfecto?

Lo ideal sería que a estas alturas ya tuvieses todo bien definido: objetivos, estrategias, acciones, tareas…

Incluso, ya deberías estar trabajando en la consecución de tus objetivos gracias a esa planificación ¿no?. Si es así ¡Enhorabuena! solo espero que te mantengas así durante todo el año.

Pero, olvidándonos del “deber”, siendo realistas y como, por experiencia, sé que no todo es tan ideal, quizás estés en alguno de los siguientes puntos:

  • 📝 Planificaste antes de finalizar el año, con una lista de objetivos claros, bonitos y con mucha ilusión, pero aún no te has puesto con ello o ya te olvidaste de lo planificado con todo el tema de las fiestas de por medio…

  • 🙄 Otra situación puede ser que la planificación que has creado no va mucho con tu día a día, con tu vida real. con tus circunstancias y te cuesta seguirla; lo cual te lleva a postergar…y si empiezas así ya, imagínate lo que puede pasar más adelante.

  • 🤔 Empezaste a planificar la semana pasada y aún a día de hoy todavía estas en ello, vas y vienes, quizás tengas claro las metas, pero no sabes como convertirlo en objetivos y menos como rellenar los meses y semanas de tareas.

  • ❌ Aún no has empezado con la planificación de forma estratégica, simplemente vas haciendo lo que se te va ocurriendo.

Seguro que existen muchas más situaciones en las que el “modo planificación estratégica y perfecta del nuevo año” no es del todo real y está a medias o sin empezar.

¿Por qué lo sé? por que es algo normal, suele pasar y ¡ESTA BIEN!

Sí, como lo oyes.

Quizás empieces un poco más tarde que el resto.

Pero lo que realmente importa no es el momento, sino que la planificación esté bien hecha, que vaya acorde a ti, que las puedas ir cumpliendo, que no te agobie sino más bien que te facilite el día día y eso no se hace en un plis, no es solo establecer objetivos, es mucho mas.

De hecho, éste año yo estoy en una de esas situaciones, con una planificación tardía por circunstancias del día a día: último trimestre de embarazo, nacimiento de mi hija, llegada de familia desde Venezuela, Cuarentena, Navidades…se junta todo y ¡hay que priorizar, disfrutar, vivir! no todo hay que hacerlo cuando EL MUNDO dice que hay que hacerlo

Podemos con todo, claro que sí, pero todo a su ritmo y en su momento. Podría haber hecho un hueco para ponerme a ello, pero mi mente estaría en otras cosas y no es plan, ahí es cuando la planificación no hubiera sido la idónea para mi.

Mi momento llegó el Martes pasado. Por fin decidí ponerme a ello y retomar mi zona de trabajo (con todo lo que ello implica) tras 2 meses sin acercarme a ella.

Y tú momento puede llegar AHORA, mañana o dentro de una semana´(cuanto antes obvio ¡mejor! pero sin culpas). Lo importante es que llegue y que lo hagas con cabeza. consciencia y de forma estratégica según lo que quieras conseguir.

Incluso aunque ya hayas planificado, si sientes que no va contigo, nunca es tarde para volver a empezar.

Después de que se dé ese momento. llega la pregunta:

¿Por dónde empiezo?

Para mi está claro clarísimo BALANCE.

¿Cómo vas a iniciar una nueva planificación anual sino analizas la anterior y sacas conclusiones de lo que pasó con ella?

  • ¿Cumpliste objetivos?¿porqué si o porqué no?

  • ¿Llevaste a cabo todas las acciones o proyectos que te propusiste?

  • ¿Sabes que resultados te dejó cada acción?

  • ¿qué cosas te fueron bien y qué otras debes eliminar?.

  • ¿Qué deberías añadir?

  • ¿Cuáles son los canales que mejor funcionaron?¿por qué?

  • ¿Qué tal la relación con tus clientes?

  • ¿las ventas>?

  • ¿Cosas que hayan destacado para bien o para mal y por qué?…

Estas son algunas de las preguntas que has de hacerte.

Hay muchas más (prometo hacer un post sobre como hacer un balance y análisis anual y trimestral), incluso tu misma puedes hacerte tus propias preguntas en función de lo que te interese saber y teniendo en cuenta qué todas ellas deben llevarte a la conclusión sobre ¿qué funciona y qué no?, ¿qué debes cambiar, qué debes eliminar y qué debes incluir está vez?, además de ayudarte a establecer esos nuevos objetivos reales y las nuevas acciones a llevar a cabo.

¿Cómo lo debo hacer para que sea una planificación que pueda cumplir?

Esto es importantísimo.

De nada sirve llevar a cabo una planificación “arrechísima” (dicese de algo cool, en este contexto) si después no la puedes cumplir.

Debes ser muy consciente de tu situación, de tu estilo de vida, de lo que quieres conseguir en un año y así planificar el año con acciones que vayan adaptadas a tu ritmo.

Según sea tu vida, deberás llevar a cabo una planificación:

  • Mas o menos flexible.

  • Con objetivos más o menos ambiciosos.

  • Acciones más o menos engorrosas.

  • Con margenes de tiempo más o menos amplios.

  • Un determinado nº de bloques, diferente para cada persona según sus actividades diarias…

  • Etc.

No importa el método que elijas. Puedes incluso mezclarlos.

Tampoco importa que no lo sigas a rajatabla como te dice el creador del método….

Lo que sí importa es que adaptes a ti, a tu vida a tu estilo, tus horarios, ritmos, prioridades…toda la planificación. Solo así serás capaz de ir cumpliéndola mes a mes.

¿Cómo marco el foco anual, sin agobiarme desde el minuto uno?

Cuando hablamos de marcar un “FOCO” es para que todo lo que vayas planificando y haciendo te lleven a un mismo punto, a ese dónde quieres llegar y que te permite ir cumpliendo objetivos y consiguiendo tus metas.

No es necesario que al planificar anual tengas que escribir desde ya lo que vas a hacer cada mes… eso si que puede llevarte al agobio y al bloqueo.

Sino más bien que establezcas ese foco.

Piensa en tu sueño ¿cómo te gustaría verte o que te gustaría haber conseguido de aquí a 5 años?

Teniendo eso en cuenta ¿Qué deberías conseguir este año para acercarte a ese sueño o meta?. Ahí estaría el FOCO en el que te centres este año.

Ej: VENDER, ese es el lo que te quieres centrar.

Teniendo claro el foco, es hora de poner números al asunto ¿cuánto quieres vender? >>> “Dublicar las ventas del año pasado” (este es el objetivo anual).

Perfecto, entonces ¿qué debes hacer para conseguir duplicar esas ventas?, ahí llegan las acciones a llevar a cabo durante el año y esas deberás repartirlas por trimestres ¿lo tienes?.

Esto te deja con un objetivo para cada trimestre.

Entonces ya puedes ponerte a planificar en serio las tareas que has de hacer durante el primer trimestre para cumplir con las acciones que han tocado y conseguir alcanzar el objetivo anual.

Este es un ejemplo simple de como teniendo un foco claro, la planificación anual se vuelve más fácil y para nada agobiante.

De hecho, ahora cada vez que vayas a hacer algo: aceptar una colaboración, ir a un evento, lanzar un reto,, crear tu contenido…. todo lo podrás hacer con un foco claro “vender” y lo notarás al final del año.

Y no, ¡NO ES TARDE! de hecho nunca es tarde.

Puedes comenzar ya a planificarte y para brindarte una mano, te dejo mi ebook gratuito “7 CLAVES PARA PLANIFICAR TU NEGOCIO Y NO MORIR EN EL CAMINO”.

Espero que el post de hoy te haya gustado, con el pretendo iniciar la rutina de escribir por aquí y traerte contenido de valor.

Si es de tu agrado y te gusta que escriba ¡COMPARTE! o deja un mensajito para que lo sepa y eso me anime a seguir con todo.

Un abrazo y recuerda que nunca es tarde, que el momento perfecto no existe ¡EL MOMENTO ES AHORA!.

negocios digitales en femenino