errores que se cometen emprendiendo


Ya estamos a Viernes y como tal, volvemos con la sección ‘Blogger Invitados‘, esta vez  tenemos a un compañero, si si como oyes, un blogger dedicado al mundo del emprendimiendo y el marketing digital, el es Ray Cubías y viene a contarnos  6 errores monumentales que ha cometido emprendiendo.

Ray es autor de su propio blog www.raycubias.es ,en él comparte contenido muy interesante con la intención de ayudar a emprendedores y pequeñas empresas en su camino al éxito empresarial, comparte herramientas, tips de marketing, consejos.

Además en su blog  podemos encontrar ejemplos reales que el utiliza con sus clientes, situaciones resueltas a través del marketing y un buen plan de acción, que el se encarga de preparar para el cliente en concreto…como por ejemplo el caso de ‘cocina en vivo Amparo‘.

¿Quieres conocerle un poco más, saber que le llevo a emprender y que errores a cometido en el camino?, si!! por que a pesar de su éxito actual, él también cometió errores y que mejor que sea él quien nos cuente cuales fueron y como puedes evitarlos.

Vamos aya, con Ray Cubías.

6 monumentales errores que he cometido emprendiendo, Ray Cubías.


A mis 19 años tuve claro que quería ser mi propio jefe, fué en la víspera del mes navideño cuando disponiendo de 100 dólares en mi cartera decidí invertirlos en productos pirotécnicos para la venta en mi barrio, en lugar de gastarlos en ropa. Mes y medio después lograría multiplicar por cuatro la inversión inicial.


Y es que emprender, no importa el modelo ni el tamaño del proyecto significa arriesgar, innovar, salirte del camino de “estabilidad” que toda persona que trabaja en una oficina busca. Para ese entonces yo estudiaba en la universidad porque era lo que tocaba hacer. 

Años más tarde tuve que abandonar los estudios por razones personales y me dediqué a trabajar, pero como en mi paso por la universidad había trabajado en algo que desde niño me atrajo (la radio) logré encontrar trabajo en un grupo radial de mi ciudad natal.


Un día, entre micrófonos, música y eventos de publicidad y marketing, decidí nuevamente emprender, solicité un préstamo y me compré una equipo de vídeo y fotografía. Decidí que quería ofrecer mis servicios así sin más, a familias cuyos hijos se graduaban, casaban o cumplían años. El proyecto duró no más de dos años y en el 2010 dejé todo en mi país y migre a España.


Una noche de septiembre de 2013, queriendo buscar información sobre la población donde resido, descubrí que la única información hasta ese momento estaba disponible a través de la web del Ayuntamiento. Y salvo una que otra nota de algún periódico local regional, no existían mayores novedades. Enseguida se me prendió el bombillo y casi salí corriendo a comprarme un dominio, un hosting, una cámara fotográfica compacta y un par de micrófonos.


Exactamente un año más tarde la web la cerré de forma voluntaria y planeada, ya había descubierto factores que me decían que no era el camino a seguir, pero me estaba quedando algo cuyo valor no tiene precio: la experiencia acumulada después de meses de aciertos y errores, de dar en el blanco y de estrellarme, y lo mejor de todo: de una red de contactos que son la base de lo que hoy por hoy estoy realizando.


Dicho todo lo anterior, ahora me atrevo a contarte lo que considero que son los 6 monumentales errores que he cometido emprendiendo.


El primero: 

No tener un plan de negocios.


Es lo típico, te dejas llevar por la idea, por el impulso y la emoción. No defines objetivos, no sabes cuánto dinero vá a costarte iniciar el proyecto, no identificas a qué tipo de público vas a dirigirlo, qué actividades tendrás que realizar y lo más importante: ¿Cómo vas a obtener dinero? ¿Cómo vas a monetizarlo?.


Cuando me sentaba por horas y horas a trabajar en la web, me decía a mi mismo que más de algún comercio vendría y se anunciaría. ¡Error!, pasaron los meses y no venía nadie porque simple y sencillamente no tenía un plan, y como no tenía un plan, no habían estrategias de Marketing que implementar.


En esta nueva etapa, las cosas son distintas, tengo una guía, sé de qué vá mi negocio, cuál es el valor que ofrezco, a qué tipo de clientes debo buscar, cuales son las necesidades presupuestarias y qué estrategias voy a implementar para llevarlo a buen puerto y promoverlo de manera efectiva.


Consejo: Elabora un plan de negocios, busca en Internet plantillas o modelos acordes a tu proyecto.



Segundo error: 

No identificar mis fortalezas y debilidades.


Cuando decidí que iba a ser fotógrafo de eventos sociales, ni siquiera me tomé la molestia de leer los manuales de la cámara, y mucho menos de formarme en fotografía básica, edición y procesamiento de imágenes. Pensé que sólo con tirar de la función “automática” y que los protagonistas sonrieran a la cámara bastaba.


En un mundo tan competitivo, si quieres emprender, debes comenzar a diferenciarte desde el minuto cero, actualizar o adquirir nuevos conocimientos técnicos que vas a combinar con tu creatividad e ingenio

Eso también me sucedió con el proyecto de mi web: horas y horas aprendiendo sobre la marcha a configurar WordPress.


Si antes de emprender hubiera dedicado 3 meses como mínimo a formarme o reforzar todos los campos de conocimiento que iban a ser necesarios para mi proyecto, las cosas hubieran sido más prácticas y fáciles para mi. Me habría ahorrado muchas horas de desvelo.


Consejo: Analiza cuáles áreas de conocimiento son tu debilidad antes de emprender, y comienza a reforzarlas.



Tercer error:

Nada de organización ni planificación.


Me levantaba cada mañana y me ponía a hacer lo primero que tuviera por delante, y en los más vergonzosos de mis días: no sabía qué hacer. Todo porque no decidí trabajar en base a un calendario, en base a un plan de trabajo.


Si hay algo que agradezco a mi último proyecto, fué que después de horas yendo como un loco para arriba y abajo, ahora sé que debo establecer mis agendas de trabajo, tener un plan diario que me diga qué toca hacer hoy. Ahora tengo programadas las fechas de visitas a clientes, las fechas de cobros, los días de escribir en mi blog, hasta los días que tengo que salir a caminar!..quién iba a decirlo..jejeje.


Jamás conseguiremos la perfección en nuestra organización diaria, pero si hay algo peor que eso, es ni siquiera intentar arreglar nuestra agenda. Ahora dispongo de un calendario con actividades definidas y con espacios para situaciones no planeadas, ahora siento un gran alivio como nunca antes.


Consejo: Organiza tu mes, organiza tu día a día. Y cíñete a ese plan lo más estricto posible.


Cuarto error:

Pensar que yo puedo y debo hacer todo.


Si hubiera tenido un plan de negocios en mis anteriores proyectos, habría identificado plenamente cuáles serían mis funciones, cuales podría delegar parcialmente y cuales no tenía opción de hacerlas yo.


Ahora veo atrás y me doy cuenta que fuí un tonto cuando pretendí ser yo quien haría todo lo que tuviera por delante: montar y diseñar la web, publicar contenido, editar imágenes, compartir a través de redes sociales, asistir a eventos, hacer entrevistas en la radio local, y encima: ¡salir a visitar clientes!.


El día que decidí cerrar dicho proyecto fué porque caí en la cuenta en que era una locura ir así por la vida, que no estaría dando mi cien por cien a ninguno de los aspectos requeridos para tal proyecto y por tanto terminaría siendo algo mediocre o fracasado.  

Ahora me centro en aquellas tareas que me permiten ir a mi ritmo, de forma natural y que están dentro de campos de conocimiento que manejo y que por tanto ofrezco. No voy más allá de eso.


Consejo: Define cuales son tus capacidades y cuales serán tus funciones, no pretendas ser tú quien haga todo, delega.


Quinto error:

No era disciplinado, no era constante.


Si hay algo que suele ser el talón de aquiles de todo emprendedor es la falta de disciplina y de constancia. Yo lo viví en carne propia. No tenía una hoja de ruta marcada que me indicara qué objetivos  debía cumplir, que pasos seguir. A menudo me frustraba por situaciones que escapaban de mi control y piensas que lo mejor es tirar la toalla.


Aquí sigo, después de varios años intentándolo, por fin he encontrado la senda que debo seguir, no me aparto de ella, no me pongo ansioso porque las cosas no salen en los tiempos que a veces “Creo” que son los debidos, y sobre todo: sé que este camino es largo de recorrer por lo que tengo que hacerlo a mi ritmo y llevar provisiones para no desfallecer.


Consejo: Un plan de negocio, una agenda mensual, un plan de trabajo son la guía que te mantendrán en el camino, y cuando quieras tirar la toalla, recuerda que hay personas que han fracasado cientos de veces antes de dar con la fórmula del éxito.


Sexto y último error:

Creer que el trabajo ya está hecho y ahora toca bañarse de éxito.


Este último, no es un error mío. Este último es una especie de karma que me repito cada día cuando me pongo frente al ordenador o asisto a un evento. Siempre vendrá alguien detrás de ti que va a mejorar todo aquello que hagas y no podemos vivir creyendo que porque ya tenemos una bases leal de visitantes a la web, el trabajo ya está hecho.


No importa en qué rubro estés emprendiendo, jamás será suficiente. Todo el esfuerzo que te está significando a ti y a mi estar donde hoy estamos, es apenas una ínfima parte de lo que falta por venir.  No debemos dormirnos, al contrario, debemos formarnos y comenzar a empaparnos todos los días del conocimiento necesario para ofrecer un mejor producto, un mejor servicio, una mejor atención. Debemos de salir a la calle y buscar nuevos contactos, conocer a más gente.


Consejo: apúntate a todo curso, seminario, evento de networking que esté estrechamente ligado a tu rubro de emprendimiento, aprende todo lo que puedas y conoce a más gente.


Conclusiones


No me avergüenzo de mis intentos de emprendimiento, no me avergüenzo de mis fracasos, al contrario, sé que ambos casos me han dejado grandes lecciones y experiencias que me están haciendo llevar de mejor forma esta nueva etapa profesional de mi vida.

Sin esos errores, esto que hoy hago y esto que hoy escribo no sería posible.


Te invito a que identifiques tus errores, a que trabajes por corregirlos, pero por encima de todo: a que entiendas que en esto de emprender no hay un mapa seguro, cada uno de nosotros crea su propio mapa. Crea tú el tuyo, y no tengas miedo de perderte de cuando en cuando.


¡Un gusto y gracias a Roinmar por esta gran oportunidad!.


———————————————————————–

Desde mi punto de vista es interesante saber de mano de alguien con experiencia, que como bien dice a saltado de un emprendimiento a otro hasta conseguir su sitio y construir su mapa, los errores que se pueden cometer y que de hecho cometemos muchos, yo la primera.

Tus consejos no tienes valor Ray, creo que para cualquier tipo de emprendimiento o proyecto estos son los pasos que nunca hay que saltarse y te agradezco que los hayas compartido con nosotros.

¿Te ha gustado verdad?, espero que si y además te animo como Ray a que te observes, identifiques tus errores y crees tu propio mapa, tu propio camino….compártelo con el resto, entre todos nos podemos ayudar.

Nos vemos abajo y muchas gracias por leernos.

Besos y feliz fin de semana.

Roinmar Duran
boton feedly

También te gustará:

Pin It on Pinterest

Share This