Los miedos son tan comunes, tan naturales, que siempre van a acompañarnos. Que podamos hacer que desaparezcan no es viable, no se esfuman sin más, ya que son como un mecanismo de alerta y auto-protección. Sin embargo, en vez de eso, lo que han ido haciendo a lo largo del tiempo es paralizar, oprimir, angustiar la vida de muchos…pero no por culpa del miedo en sí, sino por como nos han inculcado que debemos percibirlos, por los miedos creados en nuestra mente, por los estereotipos y creencias establecidas en la sociedad, por el ansia de control de unos pocos y la sumisión de otros.

Hace unas semanas, unas cuantas ya…Luisa Valero nos compartió en el grupo “Desarrollando Nuestra Marca Personal” un post que escribió sobre el miedo a la autenticidad, a mostrarte tal cual eres, con tus virtudes y defectos ante el mundo.

El tema de los miedos es algo que me encanta, he leído sobre muchos de ellos, como se crean, de dónde pueden provenir, a qué edades empiezan a aparecer, por qué, cómo enfrentarlos y hacer que disminuya su fuerza…y al ver este post de Luisa, me llevó a la idea de que todas podríamos dar nuestra perspectiva sobre el tema y hacer lo que llamamos un Round Up con la colaboración de grandes mujeres que luchan a diario por derribar este tipo de miedos.

Un miedo muy común y arraigado en la sociedad, ya que mostrarnos tal cual somos (por siglos) ha sido causante de humillaciones, rechazos, juicios, maltrato, degradación y muchas más barbaries de los que todos somos conscientes e incluso en algún momento de nuestras vidas, permitimos o fuimos parte de ellos (víctimas o verdugos) ¿o me vais a decir que en el cole no había la típica o típico raro que todos señalaban y permaneciste callada sin defender e incluso señalabas también?¿o quizás tú fuiste una de esas personas “raras”, desplazadas y humilladas por ser diferente?…

Eso ya no se puede cambiar porque es pasado, pero sí podemos cambiar el presente y futuro, al menos el nuestro y en nuestro entorno más cercano ¡Pila, sobre todo si tienen hijos!, a veces tenemos tan grabada en vena ciertas cosas, que replicamos ciertas acciones en ellos y en realidad estamos fomentando (incluso sin ser conscientes) esa rechazo a lo diferente y auténtico.

Por que sí, ser auténtico automaticamente significa ser diferente al resto, ya que TODOS somos únicos e irremplazables. Distintos y RAROS, cada uno en lo suyo, porque todos tenemos algo, hasta el más políticamente correcto o más modosito.

El tema es que para aprender a controlar ese miedo a ser auténticas y a brillar (que son miedos también vinculados al rechazo, la discriminación, a que te desplacen o te juzguen), debes aceptar quien eres, quererte como eres, aceptarte tal cual, detectar lo que no te gusta y mejorarlo por ti y para ti, no para los demás e intensificar lo que te hace diferente y única. Aceptar también que no puedes gustar a todo el mundo, que el que no te admire, valore o gustes, es porque no es parte de tu vida y punto…lo importante realmente es quererte, aceptarte y gustarte TÚ.

Hoy es día de la Mujer, muchas de las cuales todavía viven reprimidas, aceptando las desigualdades, sin empoderarse y darse su lugar, aceptando lo inaceptable y es por este mismo miedo a brillar e incluso el pensar que no tienen eso que las hace brillar, o no lo merecen o solo pueden hacerlo si tienen alguien al lado que las alce…cuando la realidad es que nosotras somos la verdadera luz, por nosotras y para nosotras.

No necesitamos de nadie, ni de compañeros, jefes, amantes, NADA. Solo lo elegido y porque lo queremos,0 no por que nos lo imponen.

Sin adentrarme más en esto, lo que he querido en este post es que diferentes mujeres guerreras, nos cuentes su percepción acerca de este tema.

Mis preguntas para ellas han sido:

  • 👉¿Has sentido alguna vez miedo a brillar? ¿Te has sentido cohibida, juzgada por ser de alguna determinada manera y eso te ha llevado a reprimir ser tú? ¡Cuéntanos tu historia!.
  • 👉¿Has sido consciente de este miedo?.
  • 👉¿Has trabajado ese miedo? si la respuesta es sí ¿En qué momento te has dispuesto a enfrentar este miedo y qué has sacado de positivo tras hacerlo?, si la respuesta es no ¿te gustaría tratarlo?¿qué harías?.

Y aquí te las presento, a ellas y sus historias:

 

MUJERES GUERRERAS Y SU MIEDO A BRILLAR:

 

 

¿Has sentido alguna vez miedo a brillar? ¿Te has sentido cohibida, juzgada por ser de alguna determinada manera y eso te ha llevado a reprimir ser tú? ¡Cuéntanos tu historia!.

Sí, siempre me he sentido así y eso me ha impedido brillar como merezco y sobre todo,  ha reprimido mi ser más auténtico, pues al final cada palabra o cada acto lo hago pensando en el qué dirán, en si quedará bien o quedará mal, si es lo que la gente espera de mí

Siempre he sido una chica muy tímida, aunque la gente piensa que soy muy fuerte y que me como el mundo, pero no es así.

Soy muy insegura y además, soy una duda andante, por lo que no tengo nada de seguridad en mi  y esto hace que siempre esté a la sombra de los demás y que no sea capaz de levantar la voz o decir “aquí estoy yo”

Creo que necesito la aprobación de los demás para estar segura de que lo mío está bien, y con el tiempo me he dado cuenta que la gente no es tan sincera como yo creo.

 

¿Has sido consciente de este miedo?

Sí, de siempre

 

 ¿Has trabajado ese miedo? si la respuesta es sí ¿En qué momento te has dispuesto a enfrentar este miedo y qué has sacado de positivo tras hacerlo?, si la respuesta es no ¿te gustaría tratarlo?¿qué harías?.

Lo he trabajado a medias, pues tengo varios focos en mi vida .. y éste en concreto lo estoy trabajando muy despacito.

Cuando alguna vez he conseguido ser yo, decidir por mí misma o permitirme brillar como me merezco, la sensación es increíble.. es algo que no se puede explicar con palabras, pues en un solo gesto, he conseguido dominar muchos miedos.
Claro que me gustaría tratarlo con más detenimiento.

 

Almudena Almazán 
 Copywriter Web
“Las palabras tienen Magia
Quien escribe lo que quiere, consigue lo que desea”.

Soy informática, mamá de 2 tesoros, reconvertida en Copywriter para lograr unir mis dos pasiones: la escritura y el mundo de las bodas, y de esta forma intentar conseguir la conciliación familiar, pues mi objetivo es cuidar a mis niñas, a la vez que creo mi negocio y me convierto en una gran emprendedora.

 

 

Para mí, escribir sobre el miedo a brillar, sentirte juzgada por los demás, reprimir tu forma de ser para sentirte aceptada, es echar la vista a un tiempo pasado.

Y hoy quiero rememorar, para poder mostrar a todas las lectoras de este artículo que se puede superar, que puedes ser auténtica y tu misma, y que te puede resbalar lo que opinen los demás.

Porque en algunos momentos de nuestra vida todas hemos pasado por ello: te sientes insegura, tu autoestima está por los suelos y, te apoyas en ciertas personas que resultan tóxicas para ti, aunque eres incapaz de verlo.

En mi caso, viví una situación de este tipo durante bastante tiempo. No era consciente de vivirla, puesto que, estaba rodeada de muchas personas. Salía, me divertía, pero en el fondo, me sentía en la soledad más profunda. Y esa soledad, es la peor de todas: vivir en soledad rodeada de multitud es terrible.

Hubo un día en el que decidí ponerle fin a todo ello.

Decidí que nadie iba a apagar mi brillo interior. No iba a dejar que me manipularon cual marioneta, ni que me pisotearan para que pudieran subir más alto. Decidí ser yo misma, con todo lo que eso pudiera acarrear.

Cuando tomas una decisión así, el miedo a brillar aparece. Porque ni tu misma piensas que puedes brillar por ti sola.

Crees qué si te pasa algo bueno, es porque detrás va a venir algo peor. Muchísimo peor. Y vuelves a entrar en el círculo vicioso. Comienzas a tener miedo, vuelve la inseguridad y, dejas que la negatividad se instaure en tu vida.

Y por mucho que intentes no dejarte caer, vuelves a ser la diosa del abismo.

Y ahora te preguntarás… Si tu eres de las personas más positivas que conozco, ¿cómo es posible que me estés contando esto?.

Porque durante mucho tiempo me creí que no era positiva. No me escuchaba a mí, si no, a los demás. De hecho, hoy en día, existen personas que piensan que es imposible que sea positiva, que es una máscara. ¿Y sabes por qué? Porque ese tipo de personas no creen en la evolución, no se dan cuenta que podemos cambiar a mejor, y se quedan en lo que eras hace años.

Hace 5 años, tras un golpe literal que me di en la cabeza, decidí que saldría de la espiral de negatividad que me acompañaba desde tiempos inmemoriales. Fue mi punto de inflexión.

Trabajé muy duro en ello. Trabajé mi autoestima. La seguridad en mi misma. La posibilidad, de que todo pudiera ir a mejor. Y, en ese momento, todo cambió.

Empecé a ver lo bueno que había en mí. Todo lo que había superado gracias a mi constancia, mi tesón, mi energía. Comencé a creer en mí. Y, desde entonces, todo ha ido a mejor.

He de decir que aun hoy en día sigo trabajando en ello. Mejorando día a día, trabajando en mí, aprendiendo de cada experiencia, de cada momento que la vida me regala. Y sé, que todas, podemos lograrlo.

Yo era la persona más negativa que conocían. Hoy, esa persona negativa, con la autoestima por los suelos, que ni se valoraba ni se quería, y que creía que no conseguiría nada en la vida sigue estando en mi interior. Pero sabe lo que vale, se quiere más que a nadie, y, tiene muy claro que, trabajando en positivo, trabajando la autoestima, y enfocándose en las cosas que le apasionan, todo cambia.

Por ello, te pregunto: ¿Tu quieres seguir estando al borde del abismo para siempre o prefieres intentarlo y cambiar?.

Si la respuesta es lo segundo, enhorabuena. Estás en el sitio adecuado y… ¡Vas a conseguirlo!.

¡Hola! Soy Nika, emprendedora y positiva. Desde mi web ayudo a otras mujeres que están emprendiendo a encontrar la seguridad que necesitan para que logren el éxito en su proyecto a través de técnicas basadas en el positivismo, el coaching y mi propia experiencia.

WEB: https://eldenika.com

Te dejo también el enlace a la web con el lead magnet, puedes poner que quieras de las dos: https://eldenika.com/24-pildoras-positivas/

 

 

 🔸 ¿Has sentido alguna vez miedo a brillar? ¿Te has sentido cohibida, juzgada por ser de alguna determinada manera y eso te ha llevado a reprimir ser tú? ¡Cuéntanos tu historia!.

He sentido miedo en infinidad de ocasiones. El “síndrome del impostor”, que muchos lo llaman, lo he vivido desde bien pequeña.

Mis padres siempre me criaron en la mentalidad de que nunca había que arriesgar. Arriesgarse en la vida era de personas incrédulas y soñadoras, aquellos que nunca podrían tener una estabilidad ni mantener los cimientos de una familia. ¿Qué forma de vivir es esa?…

Ellos pensaban que la vida era esfuerzo y sacrificio, y lo es, no lo pongo en duda, pero también pienso que hay que ser feliz con lo que uno es. Puedes ayudar a muchas personas realizando aquello que te gusta, en lo que realmente puedes brillar haciendo felices a otros.

Siempre decían que era una soñadora. Me ha costado mucho convencerles (de hecho aun estoy en ello) de que no todos tenemos que vivir siempre aferrados a “la zona de confort”, y que no todas las personas encuentran la felicidad en el mismo camino.

Aunque les agradezco en el corazón su responsabilidad, he tenido que trabajar muy duro para luchar contra estos fantasmas en mas de una ocasión. ¿Qué pensarán de mí?, ¿se sentirán orgullosos?, ¿me apoyarán en mis decisiones?. Costó mucho asumir que uno tiene que seguir su camino a pesar de lo que opinen los demás.

 

¿Has sido consciente de este miedo?.

Siempre. Yo tenía muy claro que una vez me fuese de casa, tendría que trabajar para “curarme” de todas aquellas inseguridades. De hecho sé que muchos de esos miedos que todavía tengo, vienen de estos años de mi infancia. Aunque los trabajes, es muy difícil eliminar por completo años y años de adoctrinamiento.

Wayne W. Dyer lo define muy bien en su libro “tus zonas erróneas“. Es un libro que recomiendo si no habéis leído, os vais a sentir identificadas con muchos comportamientos que tenemos intrínsecos sin saber en muchas ocasiones de dónde vienen.

 

 ¿Has trabajado ese miedo? si la respuesta es sí ¿En qué momento te has dispuesto a enfrentar este miedo y qué has sacado de positivo tras hacerlo?, si la respuesta es no ¿te gustaría tratarlo?¿qué harías?.

Lo he tratado a base de hacer todas aquellas cosas que me bloqueaban “completamente”. Hablar en público, miedo al ridículo, pensamientos negativos que me decían que no estaba capacitada para hacer ciertas cosas (síndrome del impostor).

Las lecturas de autoayuda también me han ayudado a conseguir bloquear o disimular algunos de esos miedos. Al final, la mejor manera de enfrentarte a ellos es actuar (aunque por dentro estés cagada de miedo jajaja).

 Hola, soy Noelia Pacheco, copywriter profesional especializada en el uso del Storytelling.

Ayudo a emprendedores digitales a tener una mayor visibilidad en internet gracias al uso de esta herramienta. Si quieres que tus textos brillen con luz propia, escríbeme y hablamos.

Mi web www.noeliapacheco.com mil gracias linda y espero te guste.

 

Cuando era más joven, me fijaba bastante en el físico y no me daba cuenta de mis cualidades personales, incluso tenía complejos por compararme con otras personas. Al pasar el tiempo y gracias a la madurez emocional fui superándome, empecé a conocerme y a realizar Desarrollo personal.

Pero a pesar de empezar a conocer mi lado positivo, lo empecé a esconder para no sobresalir, sobretodo por el miedo a las consecuencias de ” mi brillo”.

Tenía la creencia inconsciente del patriarcado, de que la mujer tenía que agacharse y estar por debajo del marido. También tuve miedo de que mi marido se pusiera celoso y a las envidias de los demás.

Pero estos aspectos, en la actualidad los tengo superados porque me he trabajado con la Terapia de Flores de Bach y también con Un Curso de Milagros.

Las interpretaciones que hacemos de las cosas y nuestro diálogo interno autodestructivo, nos hacen daño; Todo lo que te hace sufrir es ” Ego” y lo que te da paz es “Amor”.

Cuando me empiezo a comer la cabeza me digo una frase que me enseñó una amiga mía  : ” Y…a mí que me importa..?
Y es que la verdad, que si quieres que SI te importe lo que opinen los demás; SI te va a importar.
Y si quieres que NO te importe; NO te va a importar.
¡Tu decides a qué lado te vas!
Yo me fuí al lado de que no me importe y ahora paso de todo y puedo mostrar mi luz y ser ejemplo para mis hijas.

Y si te cuesta trabajo hacerlo solo/a, pide ayuda para desbaratar tus miedos  y que no interfieran en tu vida.

Te recomiendo algunas “ FLORES DE BACH ” que te pueden ayudar:

MIMULUS: Remedio para los miedos.
ROCK ROSE: Cuando el miedo se convierte en Pánico y te afecta físicamente.
LARCH: Para sentirnos más capaces y con mejor autoestima.

Y cantemos la canción de Alaska :

“A quién le importa lo que yo haga…a quien le importa lo que yo diga….”🎼🎵🎶

Luisa VALERO
Detective del Ser y Terapeuta holística.

www.sakuravital.wordpress.com 


Como ves tener miedo no es algo aislado, todas, todos, pasamos por ello y como dice Noelia no es fácil eliminar miedos que han crecido con nosotras, pero créeme que se pueden controlar.

Y como no quiero irme sin contarles también mi historia, aquí se las dejo:

  • 👉¿Has sentido alguna vez miedo a brillar? ¿Te has sentido cohibida, juzgada por ser de alguna determinada manera y eso te ha llevado a reprimir ser tú? ¡Cuéntanos tu historia!.

Tristemente sí que he sentido ese miedo por mucho tiempo, de hecho me recuerdo en la infancia como una niña muy extrovertida, libre, sin preocupaciones, sin miedos de ese estilo…hasta que cambié de vida (emigre) y empecé a notar las miradas, las voces de fondo cada vez que reía o saltaba con alguna de las mías (yo tan directa e ingenua que decía lo que me venia y listo). Miradas de desaprobación, aislamiento en el patio, risas por mi voz de pito, rechazo por ser como era y todo eso me apago, apago mi luz y el miedo a ser yo, a brillar, se apoderó de mí convirtiéndome en una chica callada, introvertida, miedosa…

Siempre digo que esa etapa en mi vida me cambió y no a bien, porque se llevó consigo la seguridad que yo tenía, mis pasos firmes se convirtieron en sigilosos para pasar desapercibida. Durante mucho tiempo fué así, eso me llevó a rodearme con personas equivocadas, decir a todo que sí, cuando quizás pensaba NO (aunque a veces me revelaba, salía de mí esa chica “rebelde”, pensaba yo, pero en realidad no era rebeldía sino mi yo verdadero reivindicando volver).

Recuerdo, que al ir a la universidad me costaba un mundo relacionarme (al inicio), hacer amigas, crear amistades íntimas, solo había un hola y hasta luego (poco más, y con muy pocos)…me había vuelto desconfiada y prefería estar sola, me juntaba lo justo, pero siempre con la barrera echada.

Después esto lo traslade a mis relaciones, se repetía la figura de hombre “machista” en mi vida, figura que había mamado (y no por mi papá que conste, bendito sea dónde esté) y caí en relaciones tóxicas que me hundían en vez de dejarme salir y ya te digo que mi yo real, me pedía salir a gritos desde la universidad, pero le costó, no le fué nada fácil…lo peor para mi es ver como en mi entorno familiar, la desigualdad es palpable y el brillo de las mujeres lo apagan entre ellas mismas. Yo he sido la oveja negra y rebelde que no escucha sus estupideces.

*Si alguien de mi familia lee esto, que no se ofenda, es como yo lo veo. Pero que si se ofende que analice lo que vive 😉

 

  • 👉¿Has sido consciente de este miedo?.

 

Si lo era, era consciente de mi cambio, era consciente de que o me amoldaba o sería la eterna inmigrante marginada. Lo siento, pero en ese momento así me sentía. Fue en parte una elección de una joven que sentía que no encajaba, que la cosa estaba realmente difícil en un país que no era el suyo y que tocaba amoldarse, cambiar, apagarse para poder ser aceptada.

Era consciente de cómo me apagaba y viví durante años, cada vez más amargada, ofuscada, oprimida, angustiada por no poder ser yo. Al menos creía que no podía y mientras más lo creía, menos auténtica era.

Escuchaba continuamente en casa “Roi es la amargada de la familia” jajaja ahora me río, pero en su momento me jodía mucho, porque lo que realmente me pasaba es que no me permitía ser por gustarle a todos y paradójicamente terminaba por no agradar a nadie. Y es que a pesar de no dejarme brillar (porque al final es una decisión propia no podemos echar toda la mierxx fuera), no podía callar, dejar de opinar diferente, re-contraatacar lo que decían y con lo que no estaba de acuerdo, pero después actuaba como ellas…no tenía sentido, era un caos. por eso el sentimiendo de culpa.

 

  • 👉¿Has trabajado ese miedo? si la respuesta es sí ¿En qué momento te has dispuesto a enfrentar este miedo y qué has sacado de positivo tras hacerlo?, si la respuesta es no ¿te gustaría tratarlo?¿qué harías?.

Sí, GRACIAS A DIOS.

Mi sentimiento maternal llegó pronto y mi hijo nació justo cuando tenía que hacerlo, sentir que como madre tengo en mi la responsabilidad de hacer de mi hijo un hombre de bien, justo e igualitario, me dió toda la fuerza para el cambio.

Ahí volvió a mi esa sed de brillar de nuevo, con mi esencia, con mi naturaleza, siendo yo, luchando por lo que creo y siento.

Pero todo fue poco a poco, fuí eliminando de mi vida gente tóxica, siendo más exigente, trabajando mis miedos…pero no fué hasta un tiempo después, cuando decidí apostar por mis sueños, por lo que quería e incluso me divorcié, que sí noté los cambios y sigo trabajando en ellos. Por que si algo he aprendido es que los miedos no desaparecen no, hay que estar mosca y atenta, saber que los dispara y estar listas para seguir el camino, incluso con ellos a un lado.

Desde que los conozco, sé de dónde vienen, qué los activa y cómo controlarlos… mi vida ha cambiado. Mi miedo a brillar me mantiene alerta, para que tampoco me vuelva loca, pero sin interferir en mi personalidad, en ser yo siempre, con lo bueno y lo malo, hasta en mi vida profesional.

……

Esta es mi historia y la de ellas, sé que tú también sufres de estos miedos o los has sufrido ¿nos cuentas?, te animo a responder las preguntas en los comentarios 😊💪💪

 roinmar duran coah mentora consultora de marketingRoinmar duran

También te gustará:

Pin It on Pinterest

Share This