La marca personal es lo que nos distingue, es la huella que dejamos con nuestro trabajo, nuestra forma de hacer y de ser. Es más que un conjunto de colores y un logo con el nombre. La marca personal eres tú en esencia y te permite ser reconocido allá donde vas, dejando un recuerdo de ti y de lo que haces, en la mente del público”.

Así es como yo veo y siento la marca personal.

El Branding, como decía en la introducción a este módulo, es el proceso mediante el cual se llevan a cabo una serie de estrategias y técnicas para desarrollar la marca y hacer que ésta comunique nuestro mensaje, llegando al público adecuado, haciendo que quedemos en sus recuerdos, en su mente…es decir, ayuda a que el negocio se convierta en un negocio referente, reconocido y se posicione en el mercado, sobre todo en el sector donde opera el negocio.

 

Para ello, hay que conocer bien el negocio, la oferta, la solución que ofrece, los problemas que pueden solucionar, que tipo de personas u instituciones tienen ese problema (potenciales clientes), la misión de la empresa, cómo desea ser reconocida (el mensaje y las sensaciones que quieren dejar en el recuerdo)…un estudio exhaustivo para poder sacar a la luz esa parte que la empresa quiere potenciar y transmitir con su marca.

Pues parecido pasa con el Personal Branding, es todo ese proceso pero dirigido a un profesional con negocio unipersonal, es decir, un proyecto donde el profesional vende servicios, productos o info-productos que son de su cosecha. Este proceso se realiza para desarrollar la marca personal que le permita ser identificado y reconocido en su sector.

La diferencia, con el branding en general, es que en este caso el profesional no es una institución, un ente, es una persona y además, es el único protagonista de todo, por lo cuál cabe de esperar que su marca personal, sea más que una marca, sea una imagen de él mismo dando a los demás lo mejor de sí para ayudar con sus conocimientos.

Pero la idea es que no seas reconocida sin más (Laura Ponce Abogada, por ejemplo), si no que ese reconocimiento vaya más allá.

Piensa que abogadas hay muchas ¿qué te puede hacer decidir entre una u otra? quizás su especialización en determinados casos, su seguridad, su transparencia, su carácter, su experiencia, su trato, su cercanía a pesar de tratar casos peliagudos, su filosofía de vida…todas estás cosas forman parte de la personalidad de esa profesional y es el punto que hay que potenciar para ser diferente, conectar con el cliente y llevar acabo un proyecto acorde contigo, con tus valores, tu esencia, lo cual facilita mantener una coherencia entre lo que dices y haces, por que serás tú en estado puro, dando lo mejor de ti en todas las áreas.

Cómo ves la Marca Personal consiste en venderte como profesional, como marca, pero sin perder tu autenticidad.

La marca personal es más que un diseño bonito, unos colores y un logo, es cómo eres percibido por el resto del mundo, por tu público, por tu potencial cliente.

¿Y qué mejor, que ser reconocido como quién realmente eres?¿qué te compren, te admiren por ti, por ser tú, por tus formas, tu carácter, personalidad, actitud…?

Por ello, es tan importante que interiorices y dotes a ese diseño (identidad) de personalidad, que lo unifiques con la comunicación, con el mensaje que deseas transmitir, con tus emociones, con las sensaciones que quieres dejar en los demás, con tus valores…así se construye la marca personal.

Una marca personal no busca inventar un personaje que te permita ejercer y verte como profesional o inventar una serie de cosas, caracteristicas y actitudes que crees que son las adecuadas o las que crees que pueden gustar a un público determinado, si no más bien de interiorizar y sacar lo mejor de ti, para poner al servicio de los demás y hacerte destacar como profesional en tu sector, así atraerás al verdadero cliente ideal.

Y con sacar lo mejor de ti, no hablo de inventar o de fingir siempre que todo es perfecto, si no de mostrar eso que a tu público, tus seguidores, tus potenciales clientes, les pueda beneficiar y a tí te permita crecer en lo profesional, ayudando a solucionar sus problemas…al fin y al cabo esa es la cuestión, aportar algo positivo al mundo, para cosas feas, problemas, caos ya tenemos bastante ¿no crees?.

Tampoco es cuestión de ocultar nada, si no sentirse libre de ser…de esta forma conectarás con personas que realmente necesiten de TÚ ayuda y no la de otros.

Al igual que destacar dentro del montón de profesionales que se dedican a lo mismo que tú…una gran ventaja hoy en día.

 

 LA MARCA PERSONAL ES:

 

ESENCIA

 

La Marca Personal, eres tú en esencia propia, sacando lo mejor de ti para dárselo a los demás, intentando dejarles un mensaje claro, comunicarles tu misión y ayudarles a mejorar o solucionar algo, con tus servicios, tu saber hacer, tus consejos o lo que decidas ofrecer.

Si no desarrollas la marca personal desde ti misma, desde quien eres realmente, lo más seguro es que tarde o temprano descubras que no te da lo que buscas, que no te satisface plenamente o que no atrae al tipo de cliente que te valora, sino un cliente que te va a dar muchos problemas y con el que será muy difícil trabajar, ya que no irá en sintonía contigo.

Esto es la razón de que el autoconocimiento sea el paso inicial del desarrollo de la Marca Personal, conocerse bien, mirar tu interior, escucharte y descubrir todo sobre ti, lo bueno, lo no tan bueno, tus valores, principios, la esencia de quién eres y lo que te hace única.

Todo ello para construir o desarrollar una marca en sintonía total contigo, que te permita ser tú y hacer las cosas a tu manera, sin dejar de verte profesional, posicionando en tu sector y permitiendo conectar con personas con las cuales trabajar será fácil, satisfactorio, bueno y agradable.

¿Qué prefieres, un proyecto que te permita ser tú u otro dónde hagas lo que se supone “tienes que hacer” para gustar, pero que se te haga forzado?.

 

INNATA.

 

La Marca Personal no es algo que debas crear, por que simplemente está en ti desde que naces y comienzas a salir al mundo, desde el minuto uno estás forjando tu identidad y esto es lo que hay que trabajar, aprender a gestionar, para dar al público lo mejor y construir un negocio que vaya contigo, que se amolde a ti y no tú a él.

La marca personal eres tú, solo hay que desarrollarla, conocerla y aprender a gestionarla para que transmita lo que deseas, posiciones en tu sector, comunique tu mensaje y conecte con el público.

Esta es una de las razones de por la que debes usar tu nombre y apellido como name…pero de esto hablaremos más adelante.

 

REPUTACIÓN.

 

Es así, la marca personal no depende tanto de ti, sino de cómo te ven los demás, qué recuerdo dejas en sus mentes, con qué te relacionan, cómo te perciben, cómo creen que eres…en definitiva tu reputación.

Por ello la marca personal es algo que hay que cuidar, debes saber bien cómo quieres que te perciban y eso es lo que debes transmitir con tu marca.

Todo lo que la forma: imagen, identidad, valores, sensaciones, mensaje…todo debe ir en concordancia. Lo que haces y lo que eres debe ser coherente, para poder transmitir lo mismo en cada canal o lugar donde aparezcas. Es decir, tu marca personal debe acompañarte tanto en tu comunicación escrita, verbal y visual.

Cuando la gente te ve Face to Face, debe sentir que eres tal y como se lo han imaginado y eso se consigue desarrollando una marca personal que venga de ti, que vaya contigo…que te represente al 100%.

 

IDENTIDAD

 

Todo va relacionado, la marca personal es lo que te identifica, por lo que tiene sentido que al desarrollarla no sea creada de la nada, si no construida desde ti misma, tu yo más genuino, tu yo interior.

Es la forma en la que te presentas, te das a conocer, transmites, buscas conectar, llegar a esas personas que necesitan de ti y que sólo tú puedes ayudar.

En el mundo online, mostrarte tal cual es más complicado que cuando trabajas offline (y aún así muchos profesionales trabajan desde su papel creado para la parte profesional). Pero esa no es la idea, la idea es que al desarrollar la marca personal, esta sea parte de ti y la identidad (el cómo te muestras) que va formada de la parte física de tu marca (logo, colores, tipografías, estilo, imagen, texto) debe ir en sintonía con el mensaje que se quiere transmitir, la reputación que quieres tener.

La identidad es solo una parte de la marca y no la marca cOmo tal, verás el porqué más abajo.

 

PUNTO DIFERENCIADOR

 

Una de las ventajas más importantes en el mercado es dar con ese punto diferenciador, eso que haga que destaques entre los demás, sin pasar desapercibido, para que puedan elegir trabajar contigo y no con otr@.

Esta ventaja no sólo te la puede dar

  • El conocimiento que tengas: es decir, supón que eres abogada, pero no sólo eso, sino que además tienes una carrera extra sobre psicología positiva, lo cual te permite no solo llevar casos, si no hacérselo lo más llevadero posible a tus clientes, por ejemplo, en ese extra estaría tu diferenciación.
  • En la experiencia, años y años tratando casos de diferente índole, en diferentes circunstancias, diferentes países, por lo que tienes tablas y gran experiencia.
  • En la especialización, sólo casos de divorcio y no sólo eso, divorcios por maltrato de género.
  • En la actitud, sólo aceptas casos que de antemano sabes que vas a ganar, no cualquiera, esto te hace diferente y da seguridad.
  • En tu personalidad, al ser mujer, solo atienden mujeres y tu trato para con ellas es de escucha, empatía y te pones en sus zapatos cuando las defiendes, lo cual crea conexión y eso te hace diferente.

Esto tan sólo son ejemplos, la cuestión es ¿cómo dar a conocer tu punto diferenciador? La Marca Personal te va a ayudar a encontrar eso que te hace diferente al resto de profesionales en tu sector.

 

PUENTE DE COMUNICACIÓN.

 

Cuando decidimos emprender es porque tenemos algo que ofrecer, alguna solución a uno de los multitudes problemas que tienen las personas.

¡Genial! la cuestión es ¿cómo comunicas al público esa oferta, el mensaje que quieres que les llegue y haga que te recuerden, además de recordar qué ofreces, qué puedes solucionar, a quién ayudas, por qué, para qué, cómo se van a sentir después de trabajar contigo…?, es sumamente importante trabajar esta parte de la comunicación, para que ese mensaje e información lleguen adecuadamente y no se sientan confundidos.

La comunicación, todo lo que la conforma: formatos, tono, estructura, presentación, estilo, canales por donde se lo harás llegar…va a formar parte de tu marca personal, esta se comporta como una especie de puente entre tú y tu público objetivo, una especie de canal de transmisión.

Recuerda que no estarás delante de tu posible cliente para resolver sus dudas, al menos no en primera instancia, primero deberá saber de ti, quién eres, qué haces y todo lo antes mencionado, para decidir dar el paso y concertar una sesión contigo, incluso hará todo esto antes de enviarte un email o seguirte.

Esto es como un escaparate de tienda, estos comunican en cierta medida lo que el posible cliente va a encontrar una vez dentro…las personas (en su mayoría) no entramos en una tienda a ciegas, primero paseamos mirando los escaparates y según lo que nos transmita y lo que buscamos, entraremos en una tienda u otra y no en todas.

Todo lo que compone tu marca comunica, tanto lo visual (imagen, diseño, estilo, vídeos, maquetaciones, imágenes), como lo verbal (textos, forma de expresarte, gestos al grabar los vídeos, tono…), TODO está comunicando algo al público, ellos inconscientemente están percibiendo un mensaje y por esto es tan importante que todo lo que dices, haces, escribes vaya en sintonía, sea coherente y comunique lo mismo.

¿Cómo consigues algo así? ¡desarrollando TU marca personal! esa que nace de ti y por tanto, te será fácil mantener esa coherencia, porque no tendrás que forzar nada, inventar, crear…solo ser la misma, tú misma, en cada canal, lo cual (si se trabaja bien, honestamente) sale de forma natural.

Ejemplo: no puedes tener una web con un estilo nórdico, simple, con textos escritos en un tono cercano y cálido, para después hacer vídeos en un entorno demasiado cargado, con ruido de fondo molesto, colores fuertes y vivos que nada tienen que ver con la web, con un tono frío (nada cercano) incluso rozando lo borde, cosa que también se percibe en tus contestaciones en comentarios… ¿hay concordancia ahí? cómo posible cliente ¿cómo te sentirías tú?, seguramente confundida, molesta e incrédula, se rompe la confianza y eso hace que en vez de atraer posibles clientes, los ahuyentes, porque nada tiene un sentido.

 

PUENTE DE CONEXIÓN.

Esto tiene mucho que ver, por no decir todo, con el resto de puntos.

El consumidor actual para nada es conformista, todo lo contrario, cada vez es más y más exigente.

Antes, le bastaba con leer los comentarios que dejaban otros clientes acerca del servicio recibido, infoproducto o producto para decidirse.

Ahora, no les basta con esto, para que un cliente te elija a ti frente al resto, no sólo debes ofrecerle exactamente lo que busca (debes conocer al dedillo sus necesidades), sino que además, debe sentir que contigo va a trabajar agusto, que hay cosas en común, que se identifica contigo, que le gusta mucho cómo haces las cosas, cómo eres, cómo te expresas, tu imágen…se fijan en TODO, por lo que tu personalidad, tu punto diferenciador, tu esencia, juegan un papel muy importante en el desarrollo de tu marca (además, de tener que conocer profundamente cómo es y siente tu cliente, más allá de los datos básicos del mismo), la cual va a ser ese puente que transmita el mensaje correcto y te haga conectar con el cliente ideal ese cliente que te necesita a ti, por ser tú, por cómo lo haces tú y no a los de la competencia.

Sin necesidad de forzar las ventas, llegan a ti personas realmente interesadas, que desean trabajar contigo, clientes que valorarán tu trabajo y con los que será fácil y satisfactorio trabajar.

Una prioridad con el desarrollo de la marca personal, además de construir un proyecto con el que te sientas tu misma, es conectar con el cliente ideal.

AUTENTICIDAD.

Puede que suene repetitiva, pero la cuestión es que ser simplemente tú es lo que puede hacer que tu profesión consigue el éxito que buscas.

Aún existen quienes creen que fingiendo ser alguien que no son: más perfectas, más correctas, rígidas, estiradas (en el sentido de la forma de hablar y el vestuario), serias a tope…se van a ver más “profesionales” y nada más lejos de la realidad.

No podemos ser unas locas (aunque hay quienes lo son y triunfan) pero tampoco ir de serias a full… ya no se lleva ese estereotipo impuesto de mujer con camisa, falda, tacones y recogido, ya me entiendes, ahora lo que realmente cuenta es la personalidad y por supuesto, las capacidades para ejercer sus trabajos.

Y con esto no quiere decir que cuentes toda tu vida en la web o redes ¡Tampoco así!. de hecho imagino que todo lo que te pasa, haces en tu casa o sientes, no vas corriendo a contárselo a tus amigas ¿verdad?, pues esto es similar, se tú, pero cuida tu intimidad y enseña de ti, solo hasta donde desees enseñar.

También es verdad y debo decirlo, que cuanto más natural, honesta y vulnerable te muestres, la conexión que se crea es mayor. No quieras pintar como que todo en tu vida y profesión es perfecto (todos sabemos que no es así, cada uno tiene lo suyo), sin dar explicaciones a veces también es bueno decir que tienes un día malo, si realmente así es, para que vean que eres una persona más, una de ellas y no todo es tu profesión.

En el mundo online, la línea entre lo que puedes mostrar o no es muy fina, al final en las redes llegamos a mostrar más de lo que se muestra en la vida “real” (offline): qué comemos, nuestros hijos, momentos en el trabajo, lo que leemos…seguro que los que te siguen o te van a seguir terminarán sabiendo más que incluso tus amigos de a pie, a los que no vas corriendo a decirles “hoy he comido saludable, coliflor con pescado al limón“, mientras que en las redes directamente cuelgas la foto para empatizar (no lo hagas, lo de la comida digo, a nadie le importa).

El caso es que tú deberás seguir siendo tú, auténtica, pero deberás también marcar unos límites propios para mostrar o no mostrar, pensando siempre en tu marca, tu negocio, tu mensaje y el cliente.

FLEXIBLE.

Sí, lo es.

La Marca Personal, si está bien desarrollada resulta que es capaz de evolucionar contigo y adaptarse a los cambios que experimentes en tu vida, en el camino y en tu profesión.

Saber esto, va a permitir que a la hora de hacer cambios en tu proyecto no sientas que rompes con todo lo creado…lo lógico en esta vida es ir cambiando, lo insulso y que no debe pasar JAMÁS es que no se produzca.

Innovar, crecer, evolucionar, cambiar es parte de la vida y debe ser parte de tu emprendimiento, haz de adaptarse en cada momento al mercado, a las necesidades y peticiones del potencial cliente, además de a tus cambios propios.

Cuando empezamos, solemos hacerlo con un proyecto más amplio de lo que deberíamos (a nivel de especialización) y dirigiéndonos a un nicho, en la mayoría de veces, también muy amplio…no es hasta que vamos haciendo, estableciéndose y conociendo la demanda, el público, cómo opera el mercado y el sector donde operamos, que podemos cerrar más las fronteras, segmentar y delimitar, tanto la oferta (especializarnos en algo concreto dentro de nuestra profesión) como el nicho al que nos dirigimos (crear un avatar de cliente ideal más preciso y segmentado).

Seguimos con el ejemplo de la Abogada, imagina que dentro de esta profesión te dedicas a casos de divorcio (como comentamos arriba) y defiendes a mujeres (que son con las que más conectas). Perfecto, empiezas tu trayectoria y a medida que trabajas y defiende más y más casos de divorcios, te das cuenta que la mayoría de ellos son casos en los que existe una fuerte pelea por la custodia de los hijos y otras tantas, por maltrato psicológico o físico. Por otro lado, también te das cuenta de que los casos en los que existe pelea por la custodia, son los que más te gustan y mejor se te dan, así que decides especializarte en esos casos, estudiar todo al respecto y modificar tu marca personal para hacer llegar un mensaje directo que te permita atraer a ese tipo de clientas ¿tienes que cambiar todo? NO.

No lo tienes que hacer, porque si te fijas, de forma natural tu marca se va dirigiendo a ese tipo de cliente…si realmente es lo que más te atrae y satisface, es de lo que más hablas, defiendes (al menos así es que se producen las evoluciones y cambios), bastará con ir implementando poco a poco esos cambios, hacer un cambio en los textos, el mensaje a comunicar y la marca personal habrá evolucionado de forma natural contigo.

CONTINUA

La Marca Personal no es algo que se desarrolla de un día para otro, ni en tres meses ni en un año, ni cinco….

O ¿acaso tú en ese tiempo desapareces? ¡No verdad!.

Este es un proceso que una vez que se empieza no para, ahora sentaremos las bases para actuar, para iniciar y empezar a gestionarla de forma correcta…pero no va a acabar al terminar nuestro trabajo juntas (que espero también sea continuo), sino que deberá seguir trabajándose en el tiempo, con paciencia, a fuego lento (es como mejor saben los guisos), con dedicación, perseverancia, constancia y pasión.

¿Buscas permanecer en el tiempo, verdad? ¿convertirse en una profesional reconocida? ¿dedicarte a lo tuyo y vivir de ello? quizás ¿dejar un legado o cumplir con una misión? pues armate de paciencia, desarrolla tu marca personal con pasión, para ti y por ti, para que el tiempo que pases gestionando tu proyecto no te canse, ni te aburra y te mantenga en el camino marcado, constante y firme.

Solo de este modo, conseguirás construir una marca personal diferente, única, genuina y que cale bien profundo en el público.

 No solo eso, sino que La Marca Personal

(cuando emprendes de forma unipersonal),

es la BASE DE TU NEGOCIO.

 

Ya sabes que es la marca personal, pero para poder adentrarnos en la construcción de la misma, antes debes tener claro que NO es la Marca Personal.

Existe mucha confusión todavía en este tema y son muchas las que piensan que con tener un logo, un lindo diseño en la web, los canales bien cuidados…ya tienen su marca, después se preguntan “¿por qué no conecto?¿por qué no vendo? y si vendo, me regatean” y es que realmente no están comunicando algo concreto, no lo han definido e ir de prueba en prueba sin realmente saber por qué, para qué y para quienes, lo que hacen es desgastarse y no conseguir resultados adecuados.

 

QUÉ NO ES LA MARCA PERSONAL.

 

Hay conceptos y percepciones sobre lo que es la Marca Personal que nada tiene que ver con la realidad, muchas formas de verla, de explicarla quizás, que llevan a confusiones.

Un negocio unipersonal, no se puede construir sin más, sin un previo proceso (Personal Branding) que te lleve a tener un proyecto realmente fuerte, con base, permanente en el tiempo…tarde o temprano, hay que volver al inicio y hacerlo (casos de reinvención al darse cuenta de que lo que hacen no va del todo en sintonía y no les llena).

Vamos a ver los principales errores sobre lo que se cree que puede ser una Marca Personal.

LOGO, COLORES Y TIPOGRAFÍA.

Existe aún a día de hoy mucha confusión en cuanto a la marca personal, una de las más comunes es pensar que con un logo, un buen diseño de web, colores y tipografías atractivos, ya tienes tu marca personal definida, pero ¡NO!, no es así.

La Marca Personal, parte de un proceso de desarrollo personal, de introspección, de descubrir y rebuscar en lo más profundo de ti quién eres (autoconocimiento), qué deseas realmente (visión), qué quieres ofrecer, por qué, para qué y cómo has de hacerlo.

Sólo si esto se hace así, si se fragua desde tu yo más genuino, serás una marca personal real, bien definida, con base, capaz de permanecer en el tiempo y hacer llegar tu mensaje de forma coherente, a las personas adecuadas.

Hacer lo que te comento, diseñar un logo y una web sin un previo estudio situacional y personal, lleva a ver lo que sueles encontrar en la red…profesionales que transmiten incoherencia, que más que ayudarte te confunden, que no consiguen ser congruentes con la comunicación y el mensaje que desean hacer llegar.

El logo, los colores, el diseño…todo esto solo es parte de la imagen de la marca, la parte visual…y esto nos lleva al siguiente punto.

NO ES SOLO IMAGEN.

Imagen no es lo mismo que identidad (parte física, visual y verbal de la misma), esta última solo seria la parte tangible que ayuda a identificar tu marca y reconocerla frente al resto de la competencia (web, tarjetas de visita, videos, logo, banners), mientras que la imagen de Marca incluye también una parte intangible: las emociones y sensaciones que transmites al público cuando dan contigo. Uniendo ambas se crea esa imagen que tienen de ti los usuarios, la percepción.

Y para conseguir dar la percepción adecuada, una reputación óptima, entra en juego la parte de estrategias y gestión de la marca: branding, publicidad, atención, comunicación, marketing personal…

La marca eres tú, lo que haces, tus valores, misión, visión… mientras que la imagen es cómo lo haces y cómo lo muestras al mundo, dejando en ellos unas sensaciones, emociones, opiniones u otras.

Esto nos lleva a concluir que aunque una no existe sin la otra, es decir, la marca no existe sin su imagen y viceversa, no son lo mismo.

NO SE CREA.

Después de todo lo hablado hasta ahora, está claro, la marca personal jamás será algo que se cree de la nada.

En ese caso no sería una marca personal, se podría hablar de otros tipos, como: marca comercial, de producto, corporativa, dónde si se crea la marca a partir de una idea y plan de negocio.

La Marca Personal, está directamente vinculada (de forma innata) a cada persona. La tenemos desde siempre y solo hay que aprender a gestionarla para dar lo mejor de cada uno.

Esta no sólo es para emprendedores o profesionales unipersonales que desean destacar y posicionarse, si no que todos deberíamos desarrollarla, incluso cuando estemos trabajando para otros, empresas, instituciones…todos deberían destacar en su puesto de trabajo y no ser solo un empleado más.

NO ES TRANSFERIBLE.

Pues no ¿cómo iba a serlo? la marca personal es única de cada persona, de la misma manera que cada persona es única.

Cuando hablo de marca, me refiero a todo lo que la envuelve, no puedes adoptar el tono, estilo, diseño, mensaje de nadie…hay que inspirarse, sí, pero nada de copiar.

Lo habitual es dejarse llevar por el ruido (tan fuerte que hay fuera) y dejarse influenciar por la sociedad, influencer, amigos, compañeros, referentes de tu sector e intentar hacer lo que se supone les está yendo bien, desechando ideas que tu misma te autoconvences que no es del todo buena, simplemente porque esos referentes no lo usan.

Y ahí está el mayor error de los emprendedores, cuanto más difieran del resto mejor, siempre que lo que ofrezcas sea bueno y que exista público con necesidades de ti, no tienes por qué limitarte a ti misma.

Hay que ceñirse a las ideas propias, valorar las, validarlas y dejarse llevar por la autenticidad. Nada de copiar, que la marca NO es transferible y aunque iguales algo de otra profesional ya posicionada, cada vez que operes no se relaciona lo que has hecho contigo, si no con esa profesional que ya es reconocida por ello.

Desarrollar la Marca Personal no es otra cosa, que generar confianza, dar lo mejor de ti, potenciar aquello en lo que eres buena, sacarlo a la orden de los demás y sobre todo de tí misma.

Bien hecho te puede generar montón de beneficios, que te llevan a una posición y calidad de vida mejor, aunque también puede haber algún inconveniente (según quien lo mire)…lo veremos en la siguiente lección.

Mientras te dejo con el vídeo resumen de la clase.

Espero que la clase de hoy te haya gustado y aclarado las posibles dudas sobre Marca Personal.

Esto es básico, pero imprescindible para adentrarnos a más.

Ya puedes descargar el PDF de la lección y los ejercicios ¡toma acción!.

Pin It on Pinterest